EL ANO COMO INSTRUMENTO DE LA SEXUALIDAD INTIMA

Considerado para muchos un acto indebido y por otros de entrega total, el sexo anal sí es posible realizarlo pero con responsabilidad y cuidado. En muchas situaciones se usaba esta práctica para preservar -hipócritamente- la virginidad y evitar embarazos indeseados. Además del Marqués de Sade, muchos autores como Bocaccio, Chaucer, Petronio o Rabelais han descrito este tipo de prácticas en sus inolvidables obras.
Hoy no se acepta el término de antinatural ni el de contra natura para las prácticas con penetración anal (digital o peneana), viéndolas como un juego erótico o variante sexual. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Aproximadamente el 40% de las parejas heterosexuales lo han intentado al menos una vez. El ano, al igual que la vagína, tiene terminaciones nerviosas sensibles. Tanto los hombres como las mujeres heterosexuales, aunque a veces creen que estas inclinaciones indican una tendencia homosexual, a menudo disfrutan con algún tipo de masaje anal.

Algunos hombres y mujeres consideran que la práctica del coito anal es algo aventurero y divertido, mientras que otros lo miran como algo sucio, perverso y doloroso. “El sexo anal debe ser un acto de entrar con amor en una mujer, sentir su intimidad y llegar hasta lo más profundo de su ser, pero siempre con respeto y valor”.

Antes, el sexo anal se llamaba sodomía, palabra que viene de Sodoma, ciudad mítica que, junto a Gomorra, según la Biblia, fue destruida por Jehová, debido a sus desenfrenos sexuales. Este era considerado contra natura, porque la tradición religiosa consideraba normal únicamente solo aquello que tenía fines reproductivos.

Aunque el ano no pertenece al aparato reproductor, Javier Carrera Siachoque señala que el sexo anal es un accesorio de las prácticas sexuales, que si se hace con seguridad y cuidado hay menos riesgos.

La ginecoobstetra Ivonne Díaz Yamal señala que “aunque fisiológicamente el ano no está preparado para el acto, es una zona utilizada para cualquier manipulación sexual. No obstante, se debe practicar con condón, Image Hosted by ImageShack.us porque las bacterias que existen en la materia fecal como los gram negativos y cocos gram negativos, podrían causar infecciones”. Además, porque evita desgarramientos en el pene y propiamente en el ano de la mujer.

Lo primero que se debe hacer antes de practicar el sexo anal es preparar la mente, porque esta práctica sexual, como otras modalidades, requiere de la aceptación mutua. Image Hosted by ImageShack.us
Shot at 2007-06-29
“Cuando se decide erotizar la relación con el sexo anal, la pareja debe entender que esta es una fuente de placer, que no es exclusiva de los homosexuales, y que puede generar nuevas posibilidades gratificantes”, explica el siquiatra sexólogo Gabriel Jaime Montoya.

En principio, la mujer debe llevar el ritmo, porque es ella la que está dilatándose. Free Image Hosting at www.ImageShack.us Además, puede controlar la velocidad. “Entre más se sienta controlando la situación, estará más relajada y a gusto de hacerlo”, asegura Montoya. En el acto, el sexo anal requiere de un entrenamiento progresivo. Una penetración directa sin relajación del esfínter podría resultar traumática.

También se debe tener claro que la estructura anatómica del ano es igual en todas las mujeres, pero unas dilatan más que otras. Por ejemplo, las personas que practican deporte tienen más facilidad de hacerlo y de disfrutar una relación anal, porque, al tener sus músculos más vivos, son más dueñas de controlarlos y, al ser fuertes, después del coito vuelven a su estructura normal. Por el contrario, una persona sedentaria puede facilitar la penetración, pero, después y en muchos casos, causa un poco de incomodidad.

¿PUEDO TENER UN ORGASMO ANAL?
Teniendo sexo anal sí se logra el orgasmo, solo que no es anal. Es del clítoris. Las ondas del vaivén de la penetración llegan al clítoris y producen el orgasmo. De ahí la importancia que se utilice una postura que pueda, en algunos casos, acariciar el clítoris, para que el placer sea mayor.

Es probable que en la primera relación sexual anal no llegue al orgasmo, porque apenas el cuerpo se está acoplando. Debe haber con una excitación previa, prolongada y mantenida”, explica el sexólogo Pol.
“La excitación, unida a la pasión mental, adorna el amor en uno de los encuentros sexuales más íntimos de una pareja: el sexo anal”, puntualiza Carlos Pol.

Recomendaciones: Utilizar un lubricante a base de agua, para no producir fisuras tanto en el pene como en el ano.
Usar siempre el condón, porque el pene difícilmente tolera las infecciones del ano. Antes y después del acto sexual anal, lavarse muy bien el pene, aún más si se va a penetrar por la vagína.
Si la mujer manifiesta dolor es preferible parar, para no generar problemas físicos ni emocionales.
Hable con su pareja acerca del deseo y la intención que se tiene. Intente seducir de frente, sin engaños.
El peor enemigo del sexo es la prisa y en una relación sexual anal, mucho más. El hombre debe actuar con ternura y calma.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros BlogsBlogalaxia”>:
Technorati: -

Página Principal

About these ads