Insomnio

El insomnio no es una enfermedad, pero afecta a millones de personas en todo el mundo. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

 La cantidad de sueño que necesita una persona varía de un sujeto a otro, así que aunque uno supiera con exactitud las horas que duerme… ¿cómo podría saber si está durmiendo lo suficiente?.

¿Causas del insomnio?

El insomnio no es una enfermedad, sino un síntoma
.

1. Puede ser consecuencia de diversos trastornos emocionales y físicos.
2. El uso de medicamentos también puede provocar insomnio. Los diuréticos, algunos de los medicamentos que se utilizan para suprimir el apetito y algunos descongestionantes nasales o bronquiales, pueden contribuir al insomnio.
3. A mayor edad, más insomnio. Con la edad, la capacidad de alcanzar la etapa de sueño profundo, disminuye. Podemos dormir las mismas horas de siempre, pero con menos tiempo de sueño profundo.

El patrón de sueño de una persona, los medicamentos que utiliza regularmente, el grado de estrés psicológico en que se encuentra, la historia clínica y su nivel de actividad física son aspectos que el medico debe estudiar. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

 La forma más efectiva para curar el insomnio es corregir la causa. Si la causa es el estrés emocional, será más útil acudir al médico e iniciar un tratamiento contra el estrés que tomar medicamentos para dormir.
Un cambio de conducta y de rutina diaria es mucho más efectivo que las píldoras para el insomnio. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

 . No tome bebidas que contengan cafeína después de la media tarde.
• Haga ejercicio todos los días y no duerma durante el día.
• Establezca un ritual antes de dormir. Leer en la cama, oír música o alguna actividad que lo ayude a relajarse.
• Si no tiene sueño, sálgase de la cama; angustiarse sólo agravará el problema del insomnio y creará un circulo vicioso que agravará el insomnio.
• No coma en abundancia antes de acostarse. De preferencia ingiera alimentos como la leche, ensaladas y otros alimentos ligeros, que contienen L-triptófano que induce al sueño. No coma carnes rojas y menos cerdo.
• El acto sexual es un inductor natural del sueño muy eficaz y además el más placentero, no hay pastilla que lo iguale.
Las situaciones que tenemos que enfrentar diariamente producen una serie de reacciones físico-químicas que nos preparan al “ataque” o a la “huida”, mediante la secreción de sustancias y hormonas como la adrenalina y la noradrenalina, que aumentan la presión arterial, el metabolismo, la frecuencia cardiaca y respiratoria, la contracción de los músculos y nos ponen en tensión mental, para mantenernos alertas y afrontar las situaciones. Esto, en grado alto y repetido no es más que ESTRÉS.
El cuerpo y la mente necesitan descansar para poder recuperarse de tantas alteraciones, no desgastarse y perder tanto el equilibrio físico como el emocional que se requiere y no enfermar. Para poder lograr un estado adecuado de equilibrio debemos, entre otras cosas, lograr una relajación física y mental a voluntad, cada vez que lo creamos necesario. Esto prolongará nuestra vida y nos hará unos seres más equilibrados mentalmente.
COMO RELAJARNOS:
Visualicemos cada una de las partes de nuestro cuerpo, que hagamos los ejercicios respiratorios y cuando estemos preparados, iniciemos alguno de los ejercicios de relajación más sencillos, al principio te costará trabajo concentrarte, pero como en todo, la práctica te hará ser eficiente:
En un lugar lo más silencioso posible, sin luces fuertes y con una temperatura adecuada, donde sepas que no te van a interrumpir, puedes iniciarte en la práctica de la relajación, después lo podrás hacer en cualquier lado y cuando lo desees.
Acostado en tu cama, cierra los ojos sin apretarlos, haz tres o cuatro respiraciones profundas y concentra tu mente en los pies, uno por uno, siéntelos, tienen algún músculo contraído?, si no logras relajarlo, contráelo con mucha fuerza y después relaja el músculo. Sigue con la pantorrilla y haz lo mismo, sube luego a los músculos, abdomen, tórax, espalda, glúteos, brazos, antebrazos, manos, cuello, cara etc. hasta que todos los músculos de tu cuerpo estén totalmente relajados. Simultáneamente imagina que todos tus músculos y tu cerebro están tomando oxigeno y que te invade una sensación de gran paz y tranquilidad, que estas cubierto por una luz blanca y brillante que te protege y te da esa sensación de calidez. Imagina tu cuerpo lleno de luz y de energía. Imagina que eres la luz misma.
Trata de hacer este ejercicio por lo menos dos veces al día y pronto veras todo lo que eres capaz de hacer y cuanta tensión había en tu cuerpo.
Puedes hacer todas las variaciones que quieras, la imaginación será tu límite.

Dr. MIGUEL ANTONIO OSIO SANDOVAL

About these ads