orgasmo

Frente a un estímulo de tipo sexual, el ciclo de la respuesta sexual humana recorre en la mujer, al igual que en el hombre las etapas de: a) excitación, b) meseta, c) orgasmo, y d) resolución. Una de las principales causas de estrés y tensión emocional de acuerdo con nuestra experiencia, en la consulta de medicina holística, está relacionada con tensiones en la esfera sexual y sobre todo, en lo que respecta a la satisfacción del acto sexual.
Estas “insatisfacciones” producen una serie de malestares por “conversión” en los más variados sitios del cuerpo, dependiendo donde el paciente refleje sus “angustias”.
Tomando la descripción del colega Dr. Miguel Sira, que es la que nos ha perecido más acertada, podemos describir el periodo preorgasmico y orgásmico de la siguiente manera:
“Momentos antes de alcanzar el orgasmo el tercio exterior de la vagina,
peneincluyendo su musculatura, se distiende con sangre venosa en una forma tan intensa, que el conducto vaginal reduce su diámetro en aproximadamente un 33%. El músculo distendido se contrae con el orgasmo que se aproxima, provocando que la vagina se apriete alrededor del pene insertado”. Por esta razón es que el mito de que un pene grande produce más placer, es totalmente falso. Los músculos de la vagina aprietan igualmente un pene de tamaño normal y produce así una sensación placentera similar.
El útero simultáneamente inicia una serie de contracciones lo que agrega nuevas sensaciones y estímulos mientras los labios mayores y menores se llenan de sangre y se agrandan, tomando un color rojo brillante dependiendo del grado de excitación sexual, siendo esta coloración cada vez más intensa dependiendo de la cercanía del orgasmo, Se ha demostrado fehacientemente la falsedad de la existencia de dos orgasmos diferentes: el clitoridiano y el vaginal. Un orgasmo es un orgasmo. No hay dios tipos diferentes de orgasmo. La observación directa de las reacciones del clítoris y de la vagina, demuestra que las contracciones orgásmicas se producen en la vagina y en el útero, sea cual fuere la zona erótica estimulada o la técnica utilizada.
El clítoris un poco antes del orgasmo, se retrae disminuyendo su tamaño hasta en un 50%. Si se suspende la estimulación sexual durante la fase preorgasmica, el clítoris recobra su posición normal, si la estimulación comienza de nuevo, volverá a retraerse. Los senos y las areolas se expanden al máximo. La tensión muscular recorre desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Las fosas nasales se dilatan, la frecuencia respiratoria aumenta. Los músculos del cuello se ponen rígidos y sobresalen, especialmente con la proximidad del orgasmo. La espalda se arquea y los músculos de los muslos se ponen muy tensos. Mientras más fuerte es el orgasmo, más se ve involucrado el cuerpo de la mujer en su totalidad, en la liberación de tensiones funcionales y mentales. Hay contracciones involuntarias de la zona perineal, el recto y la parte baja del abdomen. El orgasmo femenino se caracteriza por contracciones simultáneas y rítmicas del útero, el tercio exterior de la vagina (la plataforma orgásmica) y del esfínter anal. El orgasmo es una respuesta de todo el organismo no solo de los genitales.
LA ANORGÁSMIA se define como la incapacidad que tiene una mujer para alcanzar un orgasmo y se ha clasificado en dos tipos:
La Disfunción Orgásmica tipo 1, donde la queja principal de la paciente es su incapacidad para excitarse. Es clásico que afirme: “Para qué, si al hacerlo no siento nada”.
En la Disfunción Orgásmica tipo 2, la queja principal de la paciente es “me excito, disfruto, pero no acabo”, es decir, existe incapacidad para alcanzar el orgasmo luego de un período operativo de excitación. Existe la posibilidad de que la mujer si alcanza orgasmos, pero solo por estimulación directa del clítoris.
La Disfunción Orgásmica puede ser producida por problemas neurológicos, vasculares, endocrinos, por cirugías ginecológicas, o más frecuentemente por problemas psicológicos o aprendidos (sistema de creencias), pudiendo estar implicadas una o varias de estas causas. Los aspectos religiosos y espirituales juegan un papel muy importante en todos los aspectos de la sexualidad. Debe siempre acudirse a consulta con médicos especializados en la materia.

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal
Anuncios