SEXO Y EL CIRCULO TANTRICO

El Tantra es entre otras cosas, un lenguaje amoroso.Tantra y Sexo “En el lenguaje amoroso lo que se dice no es excesivamente importante; es más importante cómo se dice”. Es una comunicación entre dos corazones y no entre dos mentes. No es un debate, es una comunicación.  Existen simples afirmaciones sin intención de convencer, sino sólo de comunicar.

 El Tantra se sirve del sexo para reconducirte a la unidad, pero para ello debes moverte en él con una actitud meditativa. Debes moverte olvidando todo lo que has oído decir sobre el sexo. Olvídalo todo.

El primer Sutra dice: Al entrar en la unión sexual mantén fija la atención sobre el fuego inicial, y, continuando así evita las brasas del final (se refiere al orgasmo). No tengas prisa, no corras hacia el final. Quédate en el cálido inicio.

Permanece con tu pareja, o con tu amante, como si se hubiesen convertido en una sola cosa. Créate un círculo. Permanece en el comienzo, no corras hacia el final (orgasmo). El acto es su propio fin. No pienses en el futuro, permanece en el presente. Goza en el encuentro de vuestros cuerpos, de vuestras almas, mezclados el uno en el otro, fundidos el uno en el otro. Olvida que vas a cualquier parte. Permanece en el instante, sin ir a ningún sitio, disueltos en él.  El calor y el amor deben llegar a ser una situación que consigas disolverlos el uno en el otro.

Si no tienes prisa por terminar el acto, poco a poco se va haciendo menos sexual y más espiritual. También los órganos sexuales se funden conjuntamente. Se produce una profunda y silenciosa comunión entre dos energías físicas; y entonces puedes permanecer juntos durante horas.

 La comunión se va haciendo cada vez mas profunda con el transcurso del tiempo. Disolviéndose el uno en el otro, os comunicáis energía vital. La energía comienza a moverse en círculo. No existe ninguna pérdida de energía. Al contrario, hay aumento de energía, porque, por medio del contacto con el sexo del otro, cada una de vuestras células se carga de excitación. Cuando se encuentran en una situación de profundo relajamiento, estas dos fuerzas se recargan mutuamente. Se revitalizan, se convierten en algo así como generadores, irradian nueva energía, se hacen mas vivas. Por el mero hecho de encontrar el polo opuesto, la energía se renueva. Después de un acto sexual tántrico te sientes lleno de energía, te sientes mas vivo. Y el éxtasis dura horas, incluso días.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal

Peru Blogs

Anuncios