SEXO Y TANTRA IX

FASE ORGÁSMICA

Free Image Hosting at www.ImageShack.usEn esta fase la intensidad de las contracciones musculares aumentan al máximo y son generalizadas por casi todos los músculos del cuerpo, su intensidad es paralela a la intensidad del orgasmo. La mujer queda inmersa en su orgásmo con una pérdida del control voluntario de sus músculos. Ella no está consciente de sus movimientos físicos, que en ocasiones son tan violentos que provocan dolor y fatiga al día siguiente. Hay igualmente contracciones involuntarias de la zona perineal, el recto y la parte baja del abdomen. También puede ocurrir enrojecimiento, hinchazón y expansión de la parrilla costal, inclusive no pueden controlar, en muchos casos, las expresiones orales, y los quejidos y gritos que en muchas mujeres son bastante fuertes.

Mientras más intenso es el orgasmo, más se ve involucrado el cuerpo de la mujer en su totalidad, en la liberación de tensiones funcionales y mentales, los sentimientos se agudizan en una manera tal, que el llanto es incontenible en un alto número de estas diosas del amor. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

El orgasmo femenino se origina por contracciones simultáneas y rítmicas del útero, el tercio externo de la vagina (la plataforma orgásmica) y del esfínter anal. Las primeras contracciones son intensas y muy seguidas con intervalos de menos de un segundo, estas contracciones uterinas empiezan 2 a 4 segundos después de las primeras sensaciones de orgasmo, y no son diferentes a las primeras contracciones iniciales del trabajo de parto. Comienzan en el fondo del útero y van descendiendo hasta llegar al cuello uterino. Mientras prosigue el orgasmo, las contracciones disminuyen en intensidad y duración, y en lapsos menos regulares. Un orgasmo moderado puede traducirse en tres, cuatro o cinco contracciones, mientras que un orgasmo intenso puede tener de diez a quince. Hay varios tipos de orgasmos, de los cuales hablaremos más adelante.

Momentáneamente durante esta fase, puede ocurrir una distensión involuntaria del esfínter de la uretra, manifestándose en muchas mujeres la necesidad de orinar durante o después del orgasmo. Puede haber pérdida de orina a medida que aumenta la tensión sexual, especialmente entre las mujeres que han tenido más de un parto.

El clítoris permanece retraído y no es visible, quedando situado debajo de su capuchón durante esta fase.

El orgasmo es una respuesta global de todo el organismo, no sólo de la pelvis. Se ha demostrado que el patrón electroencefalográfico muestra cambios marcados durante el orgasmo. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
A menudo, las mujeres describen las sensaciones iniciales de un orgasmo como un trance místico o mágico momentáneo, al que sigue rápidamente una sensación sumamente placentera, que suele comenzar en el clítoris y que se extiende rápidamente como un corrientaza por la pelvis y otras partes del cuerpo. En cuanto a las sensaciones físicas en los genitales, se alude por lo general a ellas con los términos “ardiente”, “electrizante” o “cosquilleante”, sensaciones que, por lo general, se difunden por todo el cuerpo como expresamos anteriormente.

La frecuencia cardiaca se eleva aún más, por lo general, a una frecuencia más alta que la producida con la masturbación. La presión arterial continúa ascendiendo, quizá hasta alcanzar cifras como 200/120, aunque la elevación es menor que la observada en el hombre durante esta fase. Existe una relación directa entre la intensidad y la duración de la tensión sexual, y cualquier cambio respiratorio que ocurra, la frecuencia respiratoria normal puede duplicarse hasta 40 respiraciones por minuto.

Hoy en día se sabe que el orgasmo femenino es uno solo, gracias a los descubrimientos realizados por Masters y Johnson, Freud había creado el concepto falso de orgasmo “clitorial” y “orgasmo vaginal” para referirse al orgasmo alcanzado por la mujer a través de la estimulación del clítoris y el orgasmo alcanzado por medio del coito. No solo se creó la idea de dos orgasmos, sino que se generó la idea de que el orgasmo clitoriano era una manifestación infantil mientras que el orgasmo vaginal era una manifestación madura y adulta. Estos conceptos de la sexualidad surgieron directamente de la ignorancia sobre la fisiología sexual femenina, que solo podía ser descubierta mediante experimentación directa. Esto es lo que hicieron los doctores Masters y Johnson y siguen haciendo en su Instituto.

La mujer alcanza el orgasmo con la misma rapidez que un hombre cuando el acariciamiento es directo sobre el clítoris (aproximadamente, después de tres minutos). Esto no es de extrañar, ya que el clítoris de la mujer y el pene del hombre son órganos homólogos, es decir, físicamente similares. Para que una mujer logre el orgasmo, a través del coito, requiere de mucho más tiempo porque la estimulación es indirecta. Es como si un hombre tratara de lograr el orgasmo a través de estimulación sobre la ingle. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
El Sexo es nuestra más íntima comunicación. Y cuando más intensa es ésta, se convierte en comunión, en una mutua apertura y un encuentro más allá de las palabras y los conceptos, un contacto desde lo más profundo y vulnerable del ser.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:

Technorati:

Página Principal
Anuncios