¿Qué me pasa, porqué cambio de un momento a otro?

El trastorno bipolar es un estado inestable de tipo afectivo, en el que los episodios depresivos se ven interrumpidos por la aparición de otros caracterizados por un estado de ánimo elevado (“episodios maníacos”), con una hiperactividad anómala o irritable. La fase de exaltación, alegría desenfrenada o irritabilidad y grosería, alternan con otros episodios en que la persona está con depresiones intensas, con bajo estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, falta de energía, ideas negativas y, en casos graves, ideas de suicidio. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Un trastorno bipolar es una enfermedad en la que se alternan tres tipos de situaciones:

Episodios depresivos, que se caracterizan por:
• Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
• Estado de ánimo triste, ansioso o hastío en forma persistente.
• Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo. Falta de valoración.
• Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.
• Falta de energía, fatiga, agotamiento.
• Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.
• Pérdida de peso y/o apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.
• Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
• Inquietud, irritabilidad.
• Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.

Episodios de normalidad: humor normal, o ánimo normal.

Episodios maníacos
Un episodio maníaco cursa con algunos de los siguientes síntomas (para el diagnóstico deben estar presentes por lo menos tres síntomas en forma muy marcada):
• Autoestima exagerada, o sensaciones de grandeza. “Soy invencible, Soy un triunfador”, en fin, ideas de grandeza.  Disminución de la necesidad de dormir.
• Ganas de hablar, mucho más de lo que es necesario.
• Piensan más rápido de lo que pueden expresar.
• Gran inestabilidad en las ideas, pasando de una a otra cosa, con facilidad.
• Aumento de la actividad (en el trabajo, en los estudios, en la sexualidad…) Free Image Hosting at www.ImageShack.us
• Euforia anormal o excesiva.
• Irritabilidad inusual, agresividad.
• Aumento anormal del deseo sexual.
• Falta de juicio.
• Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales, cometer excesos de exhibicionismo.
• La persona puede estar hostil y/o amenazar a los demás.
• Olvido de las consideraciones éticas, beber de más, coquetear, libido incontrolable, etc.
• Normalmente la persona está exaltada y “fuera de razón”, y no sigue las normas adecuadas en sus conductas laborales, sociales o de estudios.

El trastorno bipolar suele considerarse de larga evolución y curso variable. Los pacientes no tratados pueden presentar muchos episodios depresivos y maníacos a lo largo de su vida, de manera que se convierte en un trastorno progresivo, con fluctuaciones del estado de ánimo cada vez más frecuentes y más graves.

Es también común que se diagnostiquen varios episodios depresivos, antes que el primer episodio maníaco. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
El trastorno bipolar cursa con deterioro psicosocial: el 60% de los diagnosticados como bipolar I experimenta dificultades en las relaciones interpersonales e inestabilidad en el ámbito laboral.

Ante la sospecha de que un familiar pueda estar sufriendo de este trastorno, consulte a un médico psiquiatra, para que evalúe cada uno de los síntomas y conductas del paciente y si llenan los requisitos, para confirmar el diagnóstico.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
:
Technorati:

Página Principal
Anuncios