ESPIRITUALIDAD


DUELO PATOLÓGICO

S.Freud (1917) en su obra Duelo y melancolía” define esta situación. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Freud, destaca como las características propias del duelo:

A. Reacción a la pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente (la patria, la libertad, el ideal, etc).

B. El duelo es un afecto normal paralelo a la melancolía (depresión); excepto en una característica: en el duelo no está afectado el “amor propio” (autoestima).

C. Conlleva la convicción del sujeto de ser castigado por una culpa cometida por el.

Sin embargo, lo anterior constituiría las características de un duelo normal.

El duelo patológico, además, tendría las siguientes características:

D. Estado de estrés y depresión que persiste tras un año de la pérdida (la mayoría de las veces referidas a un ser querido). Tras un año de la pérdida el sujeto manifestaría (Ramsay, 1977):
. Estado de ánimo depresivo.
. Recuerdos intrusivos referentes a las circunstancias de la pérdida, o sueños recurrentes respecto a la persona perdida. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
. Reacciones de estrés (insomnio, ansiedad..etc).

DUELO PATOLÓGICO: EL MODELO DE BOWLBY (1980)

El modelo de Bowlby (1980) referente al duelo patológico consta de tres grupos de variables esenciales: (1) Características personales de la persona que sufrió la perdida, (2) Experiencias infantiles de la persona que sufrió la pérdida y (3) Procesamiento cognitivo de la pérdida (“Elaboración del duelo”).
Con respecto a las características personales, Bowlby destaca que hay tres grupos de personas vulnerables a desarrollar duelos patológicos:
• Aquellas que establecen relaciones afectivas cargadas de ansiedad y ambivalencia (apego ansioso);
• aquellas que establecen sus relaciones afectivas a través de cuidar compulsivamente a otros;
• y aquellas que afirman de modo compulsivo, su autosuficiencia e independencia respecto a los vínculos afectivos.

Estos tres grupos de personas ante la pérdida del ser querido reaccionan con culpa y autocríticas por el suceso; reacción prolongada que produciría el duelo patológico. Estas personas desarrollaron en su infancia una peculiar manera de vincularse a sus cuidadores, debido a determinadas experiencias.
Así, las personas con un apego ansioso tuvieron experiencias con sus padres (o sustitutos) donde estos le amenazaban con el abandono o suicidio, o bien con amenazas más sutiles como la retirada de afecto si no cumplían sus exigencias, o bien le referían lo detestable que era el sujeto para sus padres y lo que les hacía sufrir.
En cambio las personas predispuestas a prodigar cuidados compulsivos, tuvieron experiencias por parte de sus padres en el sentido de que estos le hacían sentir responsables de su enfermedad (padres enfermos reales, o hipocondriacos) o bien de inducirles la obligación de cuidarlos, o ambos aspectos conjuntamente.
Por último las personas predispuestas a mostrar compulsivamente autosuficiencia e independencia solieron recibir críticas y castigos por mostrar sus emociones o necesidades afectivas. Estos tres grupos de personas, posteriormente “reproducirían” relaciones similares (p.e pareja); y reaccionarían a la pérdida con un intenso sentimiento de culpa.

Bowlby (1980) defiende que el sujeto ha desarrollado una disociación cognitiva entre lo que el describe de como eran las relaciones con la persona perdida y lo que él atribuye como causa de la pérdida (representado en la memoria episódica). Esta última información a menudo no es accesible a la conciencia, y su procesamiento suele ser “inconsciente“. La explicación que da Bowlby a este hecho es que los padres de alguna manera “presionaron” para que el chico/a tuviera una buena imagen de ellos, y esa presión introdujo una regla cognitiva que prohibía revisar el funcionamiento real con ellos (que se reproduce de alguna manera con la persona perdida).

Los terapeutas cognitivos-conductuales han adoptado la anterior formulación “cognitivo-dinámica” en general. Especialmente Ramsay (1977) han definido el duelo patológico como un estado de estrés postraumático con evitación de estímulos internos y externos que puedan recordar la pérdida.

El sujeto mantendría un esquema cognitivo ligado a la relevancia de la persona pérdida y errores cognitivos (maximización de recuerdos negativos y minimización de recuerdos positivos; visión catastrofista sobre lo mal que se pasa al recordar al difunto, y culpa por haberse conducido/o haber dejado de realizar ciertas tareas hacia el difunto; e incluso culpa por haber experimentado ciertos sentimientos negativos hacia el difunto, en vida).

 Recopilado por

Dr. Miguel Osío Sandoval

SALUD, UN CONCEPTO HOLÍSTICO

Este enfoque del concepto de salud toma en cuenta al ser humano como un todo formado por aspectos físicos, mentales, sociales, espirituales y emocionales de manera interdependientes e integradas, el cual funciona como una entidad completa en relación al mundo que le rodea. Por lo tanto ningún enfermo es igual a otro, aunque padezca de una misma enfermedad. Una fractura de fémur no representa lo mismo para un “paciente” pobre que vive en un cerro, que para un paciente que pueda pagar a los mejores traumatólogos, enfermeras y fisioterapeutas. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Vislumbramos la salud desde una perspectiva positiva. Se enfatiza el bienestar en vez de la enfermedad. El ser humano se desempeña como una unidad de complejos integrados. No existe salud si una de las dimensiones no se encuentra saludable y en equilibrio con las otras características del ser.

Este concepto holístico de la salud es muy importante, porqué toma en cuenta, con un mismo valor los otros aspectos de la salud que han sido excluidos de las definiciones anteriores, aparece lo emocional y espiritual como parte de lo que se debe cuidar para tener salud. Sin estos dos componentes es imposible alcanzar un óptimo estado de salud. Debemos concluir que el ser humano es único en el Universo distinguiéndose así del resto de los seres vivos. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Si vemos así al ser humano como un ser energético con varias áreas que se coordinan o descoordinan, debemos ampliar el concepto de salud.

Para los que creemos en la influencia de lo espiritual, la influencia de las emociones y la forma en que nuestro cerebro procesa los estímulos recibidos a través de los sentidos, creando un “sistema de creencias” y una “escala de valores” distinto en cada ser humano, debemos redefinir el concepto de salud, sobre todo para todas aquellas personas que estén en algún momento en contacto con lo que mal llamamos “paciente”, debemos estar en todo momento conscientes que cada persona viene con un “programa mental” distinto, donde incluso es importante saber que una palabra puede significar cosas distintas de una persona a otra y causar igualmente,  emociones diferentes que pueden afectar en algún grado el bienestar de esa persona que acude a un centro de salud en búsqueda de ayuda.

Dr.  Miguel Osío Sandoval

Carta a un ser querido

Querida amiga, cuando hablamos de sexo, amor, y sobre todo sobre del sistema de creencias y de valores, debemos repetir mucho estos temas, por lo que insisto en el autoconocimiento y en la importancia de saber cuales de nuestras “creencias” entran en conflicto con nuestros “valores”, lo que produce todo tipo de alteraciones emocionales que van desde un simple sentimiento de culpa hasta bloqueos afectivos importantísimos. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Amor, sexo y matrimonio son los tres elementos que conjunta o separadamente, muchos individuos y parejas ansían en diversas épocas de sus vidas. Se puede desear a alguien, tocarlo y ser tocado, acariciarse sexual o genitalmente, disfrutar y sentir mero placer corporal. Se quiere ser escuchado, apreciado, respetado, cuidado, amado y amar. Y se puede anhelar compartir las experiencias cotidianas, los sueños, las ambiciones, los ideales, las posesiones, los cuerpos y las mentes, la vida entera con él o ella.

Por otro lado, hay toda clase de relaciones: largas, duraderas o efímeras, superficiales, basadas en la mera atracción física, la dependencia psicológica, en la admiración moral, el provecho económico o material, la fama, el prestigio, los intereses y los gustos comunes, los bienes y los hijos… O simplemente todos estos elementos, las costumbres y las presiones sociales son una barrera para buscar nuevas experiencias, nuevos amores, amantes, u «objetos sexuales».
Muchos sueñan con “tener sexo” puro y llano, satisfacerlo simplemente, sin complicaciones ni compromisos emocionales, otros más con tener algo más elaborado, el sentimiento y el ideal del amor. Y claro muchos de los que se casan además de querer una convivencia bajo contrato o un compromiso hasta de por vida, también anhelan mucho cariño, amor, placer sexual, o todo a la vez. Muchísimos tienen relaciones sexuales gratas o no, muchos más también se casan -o se separan- otros pueden decir que aman y son amados y para algunos, ya no existe el amor. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Así también se puede tener sexo sin amor, amor sin sexo, matrimonio sin sexo o sin amor. Y claro que también al mismo tiempo los tres componentes de la tríada.Algunos más equivocadamente caen enredados en relaciones dañinas y hasta destructivas relaciones pensando haber encontrado «el amor verdadero», o son esclavos de un intenso y mero placer genital pudiendo así llegar en tales condiciones no tan favorables como convivir, casarse y/o tener hijos.

Tal placer, dicho sea de paso, obtenido con la pareja ideal o adecuada y con mutuo amor, es inmensamente más satisfactorio en un sentido integral, esto es, va más allá de lo meramente fisiológico y pasajero, pudiendo traer satisfacción y complementación personal.

Por amor, sexo o matrimonio, muchísimos han entregado no sólo su cuerpo sino también el alma, parte o todo lo que tienen, e incluso se han suicidado (por desengaños o frustraciones), han asesinado (crímenes pasionales por celos, despecho o venganza). Otros más, a cambio de satisfacciones psicológicas (compañía, cariño) o materiales (hogar, dinero), han entregado su cuerpo, sus sentimientos, su sexualidad, toda su existencia o parte de ella, e incluso fingiendo emociones que no tienen.

La sexualidad del ser humano no está determinada instintivamente, como la de cualquier otro animal que si lo está a cierta conducta reproductiva durante algunos momentos específicos del año (períodos de celo). Nuestro accionar en el mundo está muy influenciado por las creencias, por la ideología, sea predominantemente mítico-religiosa, racional-filosófica o sofisticadamente probatorio-científica.. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Han endiosado y rendido culto al sexo como también lo han subestimado, descuidado y hasta atacado. Algo parecido hemos hecho con relación al amor y el matrimonio. Esas creencias así como las simples circunstancias casuales y burdas, pudieron hacernos inventar altos ideales y así buscar amores «trascendentes» superiores a los «bajos», ideales, duraderos o breves, instintivos, basados sólo en el deseo animal (cada quien tiene sus necesidades, cada quien tiene su propia imagen de amar y ser amado).

Los seres humanos, para preservar la unión con su pareja y la descendencia por venir, para mantener la persona o el “objeto” que saciará supuestamente su deseo de satisfacción sexual, psicológica, religiosa y económica creó la institución del matrimonio monogámico vitalicio (que en nuestra civilización sigue el modelo judeo-cristiano). Pero claro es sólo un modelo ideal al que no todos aciertan en seguir.
Al ir tras cualquiera de los elementos de la tríada -sexo, amor o matrimonio- los seres humanos van hacia incierto rumbo, a veces con todas sus energías, mejorando o perjudicando sus actividades.
Como ves ser querido, la cosa no es fácil, hay que reflexionar sobre lo que los sentimientos y el corazón nos dice.

Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal

¿CUANDO SE ÉS…“PACIENTE”?

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

  En el 1946, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conceptualizó a la salud como “un completo estado de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad”. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
En el 1956, René Dubos expresó lo que para él significaba salud: “Salud es un estado físico y mental razonablemente libre de incomodidad y dolor, que permite a la persona en cuestión funcionar efectivamente por el más largo tiempo posible en el ambiente donde por elección está ubicado”. En esta definición, Dubos circunscribe a la salud entre dos dimensiones, una física y la otra mental.

En el 1959, Herbert L. Dunn describió a la salud de la siguiente manera:
• Alto nivel de bienestar:
• Un método integrado de funcionamiento orientado hacia maximizar el potencial de que el individuo es capaz. Requiere que el individuo mantenga un continuo balance y de dirección con propósito dentro del ambiente en que está funcionado.
• Tres dimensiones: Orgánica o Física, Psicológica y Social:
• El ser humano ocupar una máxima posición en las tres dimensiones para gozar de buena salud o tener alto grado de bienestar, lo cual dependerá en gran medida del ambiente que lo rodea.
• Buena salud: Estado pasivo de adaptabilidad al ambiente de uno.
• Bienestar: Un crecimiento dinámico hacia el logro del potencial de cada uno.
  En este concepto de salud se menciona por primera vez la dimensión social y se define lo que significa bienestar.

Edward S. Rogers (1960) y John Fodor (1966) también incluyen el componente social al concepto de salud: “Un continuo con gradaciones intermedias que fluctúan desde la salud óptima hasta la muerte”.

Aquí vemos a la salud como en una escala continua, es decir la salud es dinámica y cambia según pasa el tiempo. Igualmente, Milton Terris (1975) enfatizo en esta tercera dimensión social de la definición de salud. Este define salud como sigue: “Salud es un estado de bienestar físico, mental y social y la capacidad para funcionar y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad”.

Otro ingrediente importante para el concepto de salud según Terris es que la salud no implica estar libre de enfermedades o incapacidades. Esto significa que va más allá de lo físico. Dicha definición es opuesta al antiguo modelo médico del concepto de salud, el cual describe a la salud como la ausencia de enfermedad (teoría de un solo agente).
Alessandro Seppilli (1971) define salud como “una condición de equilibrio funcional, tanto mental como físico, conducente a una integración dinámica del individuo en su ambiente natural y social”. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Esta definición circunscribe a la salud dentro de un triángulo, siendo sus extremos las dimensiones físicas, mentales y sociales. Sin embargo, el concepto de salud debe tomar en cuenta al ser humano como un ser total y complejo además de individual, único. De este principio surgió el término de salud holística.

Este enfoque del concepto de salud toma en cuanta al ser humano como un todo formado por aspectos físicos, mentales, sociales, espirituales y emocionales de manera interdependientes e integradas en el ser humano, el cual funciona como una entidad completa en relación al mundo que le rodea. Por lo tanto ningún enfermo es igual a otro, aunque padezca de una misma enfermedad. Una fractura de fémur no representa lo mismo para un “paciente” pobre que vive en un cerro, que para un paciente que pueda pagar los mejores traumatólogos, enfermeras y fisioterapeutas.
Vislumbramos la salud desde una perspectiva positiva. Se enfatiza el bienestar en vez de la enfermedad. El ser humano se desempeña como una unidad de complejos integrados. No existe salud si una de las dimensiones no se encuentra saludable y en equilibrio con las otras características del ser.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal

COMO DEBE ACTUAR UN VERDADERO MÉDICO
La curación es más efectiva si trata todos los aspectos del paciente incluyendo la mente, el cuerpo y el espíritu. Por ello, el mejor cuidado del paciente se ocupará de la condición espiritual, emocional y mental, así como de la física. Numerosos estudios científicos apoyan el concepto de que atender la salud espiritual ayuda en la recuperación integral y sobre todo ayuda a prevenir trastornos posteriores.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Por siglos y en muchas culturas, la espiritualidad ha desempeñado un rol principal en la curación. Pero en los últimos tres siglos la medicina ha venido separando la ciencia de la espiritualidad. Hay que insistir en estudiantes y en médicos practicantes que las perspectivas espirituales de los pacientes tienen una incidencia directa sobre su salud.

Todos los profesionales de la salud, deben pasar por un período de autoconocimiento, deben buscar su propia conciencia como seres espirituales y reconocer el rol que la espiritualidad desempeña en la capacidad de sus pacientes de mantener una buena salud y luchar con las enfermedades. Esta toma de conciencia permite a médicos y paramédicos integrar recursos espirituales en el proceso la atención de sus pacientas. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Pese al énfasis que se pone en la religión y en las creencias en muchas partes del mundo, lo espiritual desde el punto de vista de la Medicina Holística no significa una creencia en Dios o el apoyo a alguna religión en particular. La espiritualidad puede ser cualquier medio utilizado para alcanzar la paz interior, acceder fuerzas internas para lidiar con las crisis de la vida o ampliar el sentido total que uno tiene del bienestar. Las creencias sobre el alma, fuerzas ocultas, el temor al cielo, el ansia por ir al cielo, los conceptos del pecado, del bien o el mal, la predestinación, el determinismo etc., juegan a veces un papel importantísimo en la conducta del ser humano. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Espiritualidad es la forma como usted encuentra significado, esperanza, alivio y paz interior. Puede ser mediante la religión, el arte, la música, la naturaleza y tantas cosas en las cuales el ser humano puede deleitarse y creer. Otros la encuentran en sus valores y principios, en in, hay que explorar al paciente más allá del cuerpo y de su mente.

Es deber del médico no quedarse en el diagnóstico y tratamiento de una patología física, tiene que ir mucho más allá, para descubrir los aspectos emocionales, mentales o espirituales, que produjeron ese desequilibrio que originó la enfermedad.La medicina mercantilista, que se fija más en la cantidad de pacientes vistos diariamente, debe ser dejada de un lado y actuar humanista e integralmente con cada paciente, no importando las horas que necesite dedicarle.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal

¿Queremos realmente cambiar?

Casi todos queremos cambiar algo en nuestras vidas, pero es curioso observar la manera en que las personas desean esto y simultaneamente temen al cambio. Las consultas a psicoterapeutas y psicoanalistas, terapeutas alternativos o complementarios, brujos, videntes, tarotistas, astrólogos, están llenas. Muchos asisten a conferencias y talleres, consumen decenas de libros de autoayuda y sin embargo, todo parece quedar en la nada. ¿Qué pasa entre esa información que les llega y su dificultad para autoaplicarla logrando la tan deseada transformación?
Lo que sucede es que queremos cambiar pero sin abandonar los viejos esquemas con los que hemos moldeado nuestra vida, es decir, guardando nuestro sistema de creencias Free Image Hosting at www.ImageShack.us, nos da miedo lo que pueda suceder con el cambio que debemos acometer. Muchos están fuertemente convencidos de que el cambio debe provenir desde afuera, del profesional, del conferencista, del brujo o del vidente, del autor del libro, quienes se cree, conocen el secreto de la felicidad, de lo que nos depara la vida. Aquellas personas se caracterizan por una constante demanda: ¿Dígame qué tengo que hacer para ser feliz?.
En algún momento tendremos que decidir o, mejor dicho, hacer consciente nuestra decisión o tendremos que decirle adiós para siempre al deseo de cambiar, de ser diferentes, DE VIVIR LA VIDA CON TODO LO QUE ELLA NOS DEPARA.
De no ser así la respuesta será siempre la tristeza y el reproche transformado en algún síntoma o dolencia física. Todos sabemos que no es fácil vivir en un estado permanente de calma y bienestar. Image Hosted by ImageShack.usCircunstancias externas como internas te crean permanentemente una propensión, a sentir desazón, desasosiego, inquietud, ansiedad, disgusto, fastidio, malhumor, intolerancia, frustración, enojo, momentos depresivos. Todo lo cual te lleva, como a muchos, a que sintetices esas vivencias con el consabido “me siento mal”. Hay personas que tienen una Actitud Mental Positiva frente a las adversidades. Este tipo de seres no niegan la realidad sino que la encara con un espíritu de resolver problemas, ese “sentirte mal” es una forma que tiene tu mente de avisarte que las cosas no están funcionando como tu lo deseas, que hay un conflicto o desequilibrio.
Desde la vivencia del “malestar” podemos interrogarnos y darnos cuenta de lo que nos está pasando. Pero conocer y admitir nuestras carencias, nuestras faltas, los huecos de nuestra vida, no es para nada agradable. Tomar conciencia de que nuestra existencia tiene un límite, de que aquellos a quienes amamos nos pueden dejar y, de hecho, nos dejan, produce angustia. Free Image Hosting at www.ImageShack.usReconocernos como seres humanos con todas nuestras imposibilidades nos hace poner los pies en la tierra bruscamente. Saber que no sabemos y que necesitamos de otros para tantas cosas, es una ofensa para nuestra ilusión de creernos completos. Percatarnos de nuestro proceso de envejecimiento y compararnos con nuestras fotos de diez años atrás, observar que muchos de los que aparecen ya no están, comprender que toda una época terminó, nos invita a hacer un balance en donde hay mucho de pérdida, de falta, de oportunidades que dejamos y de renuncias a nuestros propios deseos para satisfacer el deseo de algún otro. Muchas de esas carencias se mantienen y, si se toma conciencia de ellas, podemos preguntarnos…
¿Qué estoy haciendo con mi vida?.
Dejemos el miedo.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal

CONTROL DEL ORGASMO= MÁXIMO PLACER

Sabemos que la prolongación del orgasmo permite al hombre mantener el acto sexual tanto como lo desee, intensificarlo hasta límites inimaginables para los no conocedores, y llegar así al verdadero orgasmo accediendo a niveles de conciencia superiores. Esta práctica requiere un control absoluto de nuestra mente y de nuestro cuerpo, hay que aprender a mover a nuestro antojo los esfínteres, la respiración y los deseos de eyacular. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Un ejercicio para controlar el esfínter vesicouretral consiste en orinar por etapas – de cinco a diez-, más que en un solo chorro, como todo el mundo. Se suelta un poco de orina durante uno o dos segundos, luego se para, se retiene unos segundos, luego se deja salir otra poca de orina, y así hasta que la vejiga esté vacía. Contrayendo fuerte y simultáneamente los dos esfínteres abal y vesical (mula bandha), así como el músculo elevador del ano (músculo pubeococcígeo). Esta técnica practicada regular y frecuentemente, ayuda mucho en el control de la eyaculación. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Para controlar la eyaculación, hay que pensar en distender el pene y no lo que generalmente se hace, dejar que se acerque al punto límite. Para ejercitarse, preferentemente durante una erección, hay que contraer al máximo estos músculos con un «mula bandha» los más apretado posible (ejercicios Kegel), Free Image Hosting at www.ImageShack.us hasta que eventualmente un temblor recorra la columna vertebral, luego -y aquí está lo esencial del ejercicio- hay que distenderlos: inmediatamente disminuye la tensión en el pene, que se aleja un poco del cuerpo, es decir disminuye un poco su erección. Después hay que volver a contraerlos durante algunos segundos y distenderlos seguidamente, insistiendo sobre todo en la distensión. Acentuando la fase de distensión y prolongándola, la erección se debilita y termina incluso muchas veces por desaparecer. Al principio, este control, que se adquiere fácilmente, se hace permaneciendo inmóvil; luego esta relajación muscular se hará incluso durante los movimientos coitales con tu pareja.

Cuando se acerca la eyaculación, además de la alteración del ritmo y de la amplitud de la respiración, se producirá una fuerte tensión en los músculos de las nalgas, del vientre, de la parte inferior de la espalda y del perineo. Si se deja seguir, como es lo usual, se desencadenará el irreprimible reflejo eyaculatorio, en el que participan todos esos músculos.

Entonces, para retrasar o impedir la eyaculación, hay que controlar cuando se acerca el punto límite, la respiración, como ya se ha indicado, y -sin inmovilizarse necesariamente- hay que pensar en todos esos músculos y relajarlos. Gracias a esa relajación, sus movimientos se vuelven más flexibles, más armoniosos, y su ritmo resulta más agradable. Pero es la relajación de los músculos lo que más ayuda a dominarse: la erección se debilita un poco, y después vencer el deseo de tener el orgasmo, la experiencia puede continuar.

El control de la respiración es importante para obtener el control de la eyaculación. La respiración aumenta al hacerse inminente un orgasmo, así que desacelerar y profundizar conscientemente la respiración puede tener un efecto importante. Cuando el hombre está apretando su músculo pubococcígeo, ambos amantes deben permanecer muy quietos y unirse el uno al otro a través de los corazones y los ojos. La mujer deberá adaptar su respiración a la de su compañero y visualizar con él la corriente de energía que fluye entre los dos.

Otra técnica es aplicar presión al punto que está centrado en el perineo, en la zona que puede denominarse como «los siete centímetros que le faltan al lingam o pene. Normalmente consideramos que el pene se extiende desde la punta hasta el lugar en que se une a los testículos, pero de hecho el “lingam” continúa a través de los testículos, viaja debajo de la piel otro siete centímetros aproximadamente y acaba en el ano. Cuando se hace el amor, estos siete centímetros responden de la misma forma que el resto del órgano masculinoFree Image Hosting at www.ImageShack.us; se llena de sangre y se hace duro y extremadamente sensible a la estimulación. Los occidentales a menudo son inconscientes del placer que se puede generar, con un poco de atención a esta parte del cuerpo. Cualquiera de los dos, deberá utilizar los dedos índice y medio para aplicar una presión suave pero firme. Esta técnica permite recanalizar la energía del hombre sin necesidad de que deje de moverse o se aparte de su amada. A medida que se adquiere habilidad en esto, especialmente cuando la práctica permite que la presión se extienda energéticamente más allá de la superficie de la piel, la cantidad de presión requerida disminuye.
No podemos predecir el tiempo que un hombre puede mantenerse así, llevando la excitación al borde del orgasmo y la eyaculación, pero con la práctica, el tántrico podrá dejar libre curso a la mujer hasta su éxtasis último, evitando acercarse demasiado al punto limite, sobre todo al comienzo. Identificándose con ella, participarás en su goce, y su propia felicidad superará en mucho el breve placer eyaculatorio que tú sentirás.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Relaciónalo con otros Blogs:
Blogalaxia:
Technorati:

Página Principal

Página siguiente »

  • Blog Stats

    • 5,858,756 hits
  • Posts Más Vistos

  • ESTADÌSTICAS

  • ACTUALIDAD ANATOMÍA BIENESTAR CANCER CARDIOLOGÍA COITO Creencias EMOCIONES ENFERMEDADES EROTISMO ESPIRITUALIDAD FILOSOFÍA GINECOLOGÍA HOLISMO MEDICINA MEDICINA HOLISTICA Miedos NICOTINA Y DROGAS NIÑOS NUTRICIÓN PRECAUCIONES Y RECOMENDACIONES PSICOLOGÍA RECOMENDACIONES SALUD SEXO SEXUALIDAD SINTOMAS TANTRA Trastornos Uncategorized
  • Categorías

  • Flickr Photos

    Sunrise at Hunts Mesa

    DC story ideas #1: "Justice League Extinction"

    Triumphant - DOC - B29

    Más fotos