TRASTORNO


¿QUIERES INICIAR UN CAMBIO EN TU VIDA?

CompartirPara poder compartir con tu pareja, lo primero que debes lograr es “sinceridad”. Si en algún momento deseas estar solo(a), no te sientas culpable. Si tienes pareja, explícale lo que sientes y seguro te comprenderá, tu pareja habrá sentido alguna vez lo mismo. Enriquece el trato con las personas que están cerca de ti. Háblales, cuéntales algún episodio de tu vida. Tócalos de vez en cuando. Abrásalos. Diles cuanto valoras que estén juntos. Convierte la hora de las comidas, en la hora del encuentro, del compartir. Trata que tus “almuerzos de negocios” sean lo menos frecuente posible. No hagas de tus comidas un momento para cargar más tensiones. Nunca discutas durante ellas. Deja los regaños para después. Si tienes que almorzar en la oficina, hazlo, pero no hables de trabajo, no trabajes mientras comas.Free Image Hosting at www.ImageShack.us

 No todo en la vida tiene que ser una competenciaNo, no todo en la vida tiene que ser una competencia, contra alguien o por algo. Trata que alguno de tus deportes o alguno de tus pasatiempos, no sean competitivos, que sean solo distracción, pintar, moldear en barro, caminar, etc. Quiérete a ti mismo para que puedas respetar a los demás. No compitas con ellos, ayúdalos si lo necesitan, sin hacerlos sentir que son inferiores.

“Arrópate hasta donde te alcance la cobija”

La principal preocupación para muchos en su situación económica. “arrópate hasta donde te alcance la cobija”. Trata de no sobrepasar tus posibilidades financieras. Olvídate de lo que tienen los demás, disfruta lo que tu tienes, eso es verdaderamente gratificante, pero trabaja con optimismo para que progreses. Puedes tener todo lo que desees si trabajas para obtenerlo.

No eres indispensable Free Image Hosting at www.ImageShack.us

No te creas indispensable en tu trabajo ni en tu entorno familiar. Tomate las vacaciones que te correspondan. Disfruta tus fines de semana. No trabajes en casa, ésta es para descansar. Si tienes muchas cosas que hacer, delega en otros algunas de ellas. Aprende a delegar. No lo trates de hacer tu solo todo.

No seas un esclavo del tiempo
Trata de no estar siempre apurado. Si es necesario, levántate más temprano para que antes de salir de tu casa, lo hagas tranquilo, no angustiado por que “voy a llegar tarde”. Organízate para que siempre tengas algún tiempo para tus distracciones, para tus amigos y sobre todo, para tus familiares. No dejes tus compromisos financieros para última hora, ni los postergues hasta que ya no quede más remedio que “pagar las facturas”.
Si tienes posibilidad de cambiar de ambiente, de ir a la playa o a la montaña, visitar un pueblito cercano, una finca, o simplemente salir en carro fuera de la ciudad, por lo menos cada quince días, no lo dejes de hacer. Rompe con la rutina de tu ambiente. Trata de variar tu medio de transporte, si puedes usar el metro o el metro o el autobús hazlo de vez en cuando. Camina cada vez que puedas.

Descansa tu mente
Trata de hacer pausas mentales o pequeños descansos fisico-intelectuales, cada 45 minutos en tu trabajo. No trabajes más de cuatro horas seguidas, ni más de 10 horas al día. Puedes ser una persona muy ocupada, pero tienes que mantener un buen equilibrio físico y mental, o tu productividad bajará considerablemente y hasta podrás enfermar.
Los problemas existen para que podamos tener la satisfacción de resolverlos, no para amargarnos la vida. Los problemas están en nuestra mente, las soluciones también. Si tienes problemas en casa, trata de dejarlos allí, no los traslades a tu trabajo y si lo tienes en éste, déjalos en él hasta el día siguiente, ya que hoy no lo pudiste solucionar.

Un cuerpo sin un cerebro sano, no funciona
Haz ejercicios aeróbicos por lo menos 20 minutos al día, preferiblemente en la mañana o en la tarde, nunca antes de acostarte. Caminar a paso rápido lo puedes hacer, sin costo, sin aparatos especiales, sin vestimenta “de moda” y a la hora que quieras. El ejercicio bien llevado, no solo mejora las condiciones físicas, además, debido a las endorfinas que se producen, nos sumergen en una sensación de bienestar y seguridad, que muy difícilmente se alcanza en reposo.
Mueve tu cuerpo para que tu mente disfrute.

Dr. Miguel Osío Sandoval

RECOPILACIÓN  PARA LA VIDA  PRÁCTICA

“Las paranoias son psicosis crónicas, cuya gravedad puede variar según  la estructura de la personalidad de las personas. Provocan que, con el transcurso del tiempo, se construyan ideas patológicas alrededor de la vida del sujeto que las padece, afectando a su medio familiar, social y laboral”.

La característica esencial del paranoide es la suspicacia y desconfianza hacia los demás, de forma que las intenciones de estos son interpretadas como maliciosas o como amenazas o ataques. La persona paranoica suele ser autosuficiente y poseen una gran necesidad de controlar a los que les rodean, las cosas deben ser como ellos quieren y punto.

Desconfían de la lealtad de su pareja, amigos y compañeros, acusándoles ante la mínima desviación de deslealtad. No suelen establecer relaciones de intimidad, pues piensan que la información que comparten puede ser utilizada en su contra. Celosos de su pareja, tienden a reunir pruebas circunstanciales para confirmar sus sospechas.
Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Es bastante bien conocido que el cerebro límbico es productor específico de reacciones emocionales primitivas. Los paranoicos manejan muy mal estas emociones y muchas veces no las racionalizan.

Hay rasgos que nos permiten sospechar este trastorno:
Evitan la intimidad o les es muy difícil lograrla: evitan la intimidad por temor a dar información que pueda ser utilizada como arma por sus supuestos enemigos.
Siempre están en estado de alerta: se nota el estado de alerta, de tensión. Es una persona que detecta y supone un ataque e infidelidad, donde otros nada ven.
Son rencorosos: están a la espera de la venganza. La sobrevaloración, la intolerancia a la crítica, la autojustificación de los errores, el humor irónico y la necesidad del contrincante forman parte de los rasgos del trastorno paranoide.
El paranoide tiene un tipo de conducta para los familiares o amigos y otra muy distinta para los que no lo son.

Hay varios tipos de paranoias
Tipo erotomaníaco ideas delirantes de que otra persona, en general de un estatus superior, está enamorada del sujeto.
Tipo grandiosidad ideas delirantes de exagerado valor, poder, conocimientos.
Tipo celotípico ideas delirantes de que el compañero sexual es infiel.
Tipo persecutorio ideas delirantes de que la persona o alguien próximo a ella está siendo perjudicada de alguna forma.
Tipo mixto ideas delirantes características de más de uno de los modelos anteriores, sin predominio de ningún tema.

Dr. Miguel Osío Sandoval

DUELO PATOLÓGICO

S.Freud (1917) en su obra Duelo y melancolía” define esta situación. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Freud, destaca como las características propias del duelo:

A. Reacción a la pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente (la patria, la libertad, el ideal, etc).

B. El duelo es un afecto normal paralelo a la melancolía (depresión); excepto en una característica: en el duelo no está afectado el “amor propio” (autoestima).

C. Conlleva la convicción del sujeto de ser castigado por una culpa cometida por el.

Sin embargo, lo anterior constituiría las características de un duelo normal.

El duelo patológico, además, tendría las siguientes características:

D. Estado de estrés y depresión que persiste tras un año de la pérdida (la mayoría de las veces referidas a un ser querido). Tras un año de la pérdida el sujeto manifestaría (Ramsay, 1977):
. Estado de ánimo depresivo.
. Recuerdos intrusivos referentes a las circunstancias de la pérdida, o sueños recurrentes respecto a la persona perdida. Free Image Hosting at www.ImageShack.us
. Reacciones de estrés (insomnio, ansiedad..etc).

DUELO PATOLÓGICO: EL MODELO DE BOWLBY (1980)

El modelo de Bowlby (1980) referente al duelo patológico consta de tres grupos de variables esenciales: (1) Características personales de la persona que sufrió la perdida, (2) Experiencias infantiles de la persona que sufrió la pérdida y (3) Procesamiento cognitivo de la pérdida (“Elaboración del duelo”).
Con respecto a las características personales, Bowlby destaca que hay tres grupos de personas vulnerables a desarrollar duelos patológicos:
• Aquellas que establecen relaciones afectivas cargadas de ansiedad y ambivalencia (apego ansioso);
• aquellas que establecen sus relaciones afectivas a través de cuidar compulsivamente a otros;
• y aquellas que afirman de modo compulsivo, su autosuficiencia e independencia respecto a los vínculos afectivos.

Estos tres grupos de personas ante la pérdida del ser querido reaccionan con culpa y autocríticas por el suceso; reacción prolongada que produciría el duelo patológico. Estas personas desarrollaron en su infancia una peculiar manera de vincularse a sus cuidadores, debido a determinadas experiencias.
Así, las personas con un apego ansioso tuvieron experiencias con sus padres (o sustitutos) donde estos le amenazaban con el abandono o suicidio, o bien con amenazas más sutiles como la retirada de afecto si no cumplían sus exigencias, o bien le referían lo detestable que era el sujeto para sus padres y lo que les hacía sufrir.
En cambio las personas predispuestas a prodigar cuidados compulsivos, tuvieron experiencias por parte de sus padres en el sentido de que estos le hacían sentir responsables de su enfermedad (padres enfermos reales, o hipocondriacos) o bien de inducirles la obligación de cuidarlos, o ambos aspectos conjuntamente.
Por último las personas predispuestas a mostrar compulsivamente autosuficiencia e independencia solieron recibir críticas y castigos por mostrar sus emociones o necesidades afectivas. Estos tres grupos de personas, posteriormente “reproducirían” relaciones similares (p.e pareja); y reaccionarían a la pérdida con un intenso sentimiento de culpa.

Bowlby (1980) defiende que el sujeto ha desarrollado una disociación cognitiva entre lo que el describe de como eran las relaciones con la persona perdida y lo que él atribuye como causa de la pérdida (representado en la memoria episódica). Esta última información a menudo no es accesible a la conciencia, y su procesamiento suele ser “inconsciente“. La explicación que da Bowlby a este hecho es que los padres de alguna manera “presionaron” para que el chico/a tuviera una buena imagen de ellos, y esa presión introdujo una regla cognitiva que prohibía revisar el funcionamiento real con ellos (que se reproduce de alguna manera con la persona perdida).

Los terapeutas cognitivos-conductuales han adoptado la anterior formulación “cognitivo-dinámica” en general. Especialmente Ramsay (1977) han definido el duelo patológico como un estado de estrés postraumático con evitación de estímulos internos y externos que puedan recordar la pérdida.

El sujeto mantendría un esquema cognitivo ligado a la relevancia de la persona pérdida y errores cognitivos (maximización de recuerdos negativos y minimización de recuerdos positivos; visión catastrofista sobre lo mal que se pasa al recordar al difunto, y culpa por haberse conducido/o haber dejado de realizar ciertas tareas hacia el difunto; e incluso culpa por haber experimentado ciertos sentimientos negativos hacia el difunto, en vida).

 Recopilado por

Dr. Miguel Osío Sandoval

DESORDENES DE LA CONDUCTA

Siendo en estos momentos un grave problema el consumo de drogas en los jóvenes, la violencia, y las sociopatías, aunado a la intolerancia e ignorancia que a veces se encuentra en el núcleo familiar, creo conveniente transcribir parcialmente este artículo de la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP)”.

Dr. Miguel Osío Sandoval

Los “desórdenes de la conducta” en los jóvenes constituyen un grupo complicado de problemas emocionales y del comportamiento. Los niños y adolescentes que sufren de estos desórdenes tienen mucha dificultad en seguir las reglas y en comportarse de manera socialmente aceptable. Otros niños, los adultos y las instituciones sociales los consideran “malos” o delincuentes en lugar de enfermos mentales. Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Los niños y adolescentes con problemas de la conducta pueden manifestar algunos de los siguientes problemas del comportamiento:
Agresión hacia las personas y los animales: acosa, intimida o amenaza a los demás, a menudo inicia peleas físicas, ha usado un arma que puede causar daño físico serio a otros (por ejemplo: palos, ladrillos, botellas rotas, cuchillos o revólveres), es físicamente cruel con las personas o animales, roba a sus víctimas mientras las confronta (asalto), obliga a otro a llevar a cabo una actividad sexual.
Destrucción de la propiedad: deliberadamente prende fuego con la intención de causar daño, deliberadamente destruye la propiedad de otros.
Engaños, mentiras o robos: fuerza la entrada en el edificio, casa o automóvil de otros, miente para que le den las cosas, para obtener favores o para evitar las obligaciones, roba artículos sin confrontar a la víctima (por ejemplo, roba en las tiendas, pero sin forzar su entrada para robar)
Violación seria a las reglas: se queda la noche fuera de la casa aún pese a la objeción de sus padres, se escapa de la casa, deja de asistir a la escuela cuando le parece.

Los niños (Y JÓVENES) que demuestran estos comportamientos deben de recibir una evaluación comprensiva. Muchos niños que exhiben una conducta desordenada pueden tener condiciones coexistentes tales como desórdenes del humor, ansiedad, “PTSD” (Post-Traumatic Stress Disorder ), abuso de substancias (drogas), “ADHA” (DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD), problemas con el aprendizaje, o pensamientos desordenados, los cuales también pueden ser tratados.

Las investigaciones demuestran que los jóvenes con desórdenes de la conducta tendrán problemas de continuo si ellos y sus familias no reciben un tratamiento a tiempo. Sin el tratamiento, muchos de estos muchachos con desórdenes de la conducta no lograrán adaptarse a las demandas que conlleva el ser adulto y continuarán teniendo problemas en sus relaciones sociales. A menudo contravienen la ley o se comportan de manera antisocial.

El tratamiento de los niños con desórdenes de la conducta puede ser complejo y retador. El tratamiento se puede provenir de una variedad de escenarios dependiendo de la severidad de los comportamientos. Además del reto que ofrece el tratamiento, se encuentran la falta de cooperación del niño y el miedo y la falta de confianza de los adultos. Para poder diseñar un plan integral de tratamiento, el siquiatra de niños y adolescentes puede utilizar la información del niño, la familia, los maestros y de otros especialistas médicos para entender las causas del desorden.

La terapia de comportamiento y la sicoterapia generalmente son necesarias para ayudar al niño a expresar y controlar su ira de manera apropiada. La educación especial puede ser necesaria para los jóvenes con problemas de aprendizaje. Los padres frecuentemente necesitan asistencia de los expertos para diseñar y llevar a cabo programas de administración especial y programas educativos en la casa y en la escuela. El tratamiento puede también incluir medicamentos para algunos jóvenes, como aquéllos que tienen dificultad prestando atención, problemas con sus impulsos o aquéllos que sufren de una depresión.

El tratamiento raras veces es corto ya que toma mucho tiempo establecer nuevas actitudes y patrones de comportamiento. Sin embargo, el tratamiento a tiempo ofrece una oportunidad para considerable mejoría en el presente y una esperanza de éxito en el futuro.

Para información adicional vea Información para la Familia:
#3 Los Adolescentes: el Alcohol y Otras Drogas
#55 Comprendiendo el Comportamiento Violento de Niños y Adolescentes
#72 Los Niños con el Desorden de Desafío y Oposición
#6 Los Niños que no Pueden Prestar Atención
#12 Los Niños que Roban y
#38 La Enfermedad Maníaco–depresiva en los Adolescentes.
Vea también: Your Child (1998 Harper Collins)/Your Adolescent (1999 Harper Collins).
________________________________________
La “American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP)” representa a más de 6,500 siquiatras de niños y adolescentes quienes son doctores egresados de una escuela de medicina, con por lo menos cinco años adicionales de entrenamiento en siquiatría general (adultos) y siquiatría de niños y adolescentes, La Información para la Familia ha sido desarrollada y distribuída por la “American Academy of Child and Adolescent Psychiatry’. No se requiere permiso escrito para reproducir las hojas de uso personal o educativo, pero no se pueden incluir en material que se presente a la venta. Para comprar la serie de “FFF’s”, puede llamar al “AACAP Publications Clerk” al:1.800.333.7636, ext. 131

  • Blog Stats

    • 5,858,756 hits
  • Posts Más Vistos

  • ESTADÌSTICAS

  • ACTUALIDAD ANATOMÍA BIENESTAR CANCER CARDIOLOGÍA COITO Creencias EMOCIONES ENFERMEDADES EROTISMO ESPIRITUALIDAD FILOSOFÍA GINECOLOGÍA HOLISMO MEDICINA MEDICINA HOLISTICA Miedos NICOTINA Y DROGAS NIÑOS NUTRICIÓN PRECAUCIONES Y RECOMENDACIONES PSICOLOGÍA RECOMENDACIONES SALUD SEXO SEXUALIDAD SINTOMAS TANTRA Trastornos Uncategorized
  • Categorías

  • Flickr Photos

    Sunrise at Hunts Mesa

    DC story ideas #1: "Justice League Extinction"

    Triumphant - DOC - B29

    Más fotos